Bien es cierto que Linux domina el mercado de dispositivos móviles gracias a Android, existen alternativas fieles a la filosofía de distribuciones de escritorio GNU/Linux. Quizá ahí está el matíz, ¿han visto cómo he mencionado sólo Linux en Android y no a nuestro querido GNU?

Este es uno de los puntos focales del tema del que os quiero hablar hoy. Android sin duda goza de un éxito inigualable en su sector, pero para nosotros es un éxito de sabor agridulce. Sí, Android se desarrolla en base al proyecto AOSP, y aunque su nombre nos diga que es abierto (Android Open Source Project), es más que eso, es libre.

¿Entonces qué problema hay? Bueno, con AOSP estamos contentos, pero ¿han visto a caso un dispositivo móvil con un Android sin software privativo? Eso no existe. Diversos motivos nos separan de acercarnos a una tienda y comprar un móvil con un sistema libre: drivers privativos, bloatware, apps de la marca y demás gusanos que desconocemos que pueden esconderse. También hay que mencionar que Android no sigue la filosfía GNU, y el Linux que emplea está modificado a la conveniencia de Google. (Aunque puede que pronto veamos un mainline Linux en Android.)

Yo, por estos motivos, he huido de Android en cuanto he podido. Hoy os voy a hablar de cómo es vivir con un verdadero GNU/Linux en el móvil, y cómo podeís hacer lo mismo sin morir en el intento.

Ubuntu Touch

Ay… Ubuntu. ¿Cuántas cosas hemos vivido? Un intento de sistema convergente, desarrollo de proyectos paralelos demasiado ambiciosos que se te han comido, un abandono por tus creadores… Por suerte, está la fundación Ubports, quien lleva las riendas actualmente y de buena manera.

Meizu Pro 5 con Ubuntu

Casi tres años he gozado de un móvil que compré con Ubuntu Touch preinstalado: el Meizu Pro 5. Gracias a este móvil aprendí a vivir sin Facebook ni Whatsapp, aunque por la fuerza. De todas las distribuciones GNU/Linux pensadas para móviles, esta es una de las más cercanas de ser un producto terminado, quizá empatando con SailfishOS pero que descartamos de la conversación al traer varias capas privativas.

En Ubuntu Touch he encontrado una buena comunidad, una tecnología bien pensada (quitando algún lastre que dejó Canonical), y en definitiva, un entorno amigable al móvil donde puedo disfrutar de mi libertad. Desde luego, siento que Canonical empezó a tomar buena iniciativa con Unity8 (el entorno gráfico), pero su ambición con Mir y Snap hicieron un sistema menos accesible a las manos de la comunidad; y a día de hoy, la mitad de los esfuerzos de Ubports se basan en simplemente arreglar o mitigar todos los desaciertos de Canonical.

Todo esto suena muy dramático, pero tiempo ha pasado desde que el proyecto esté en manos de Ubports, y va viento en popa. Compré una tablet compatible para vivir la convergencia con mayor satisfacción y no me arrepiento de ello. Hay mucho potencial en Ubuntu Touch, y con el cariño y dedicación adecuados, tiene lo que hace falta para hacer frente a los titanes Apple y Google.

Dispositivos Ubuntu Touch

Seas un geek o un curioso, prueba Ubuntu Touch en uno de los dispositivos disponibles. También tenemos un par de dispositivos en el despacho de Púlsar para probarlos, os recibiremos con las manos abiertas.

Cosmo Communicator

El Cosmo es un dispositivo desarrollado por Planet Computers, sucediendo a la Gemini PDA. Este gadget sufre de una crisis de identidad. A veces es un dispostivo para ofimática on-the-go, otras es un juguete para geeks de Linux, y para los más nostálgicos es un herederero del legado de las PDAs Psion.

En mi caso, me identifico con las dos primeras (ya que el Psion Series 5 es hasta mayor que yo). Desde luego no es poco llamativo el dispositivo, no paso desapercibido con él. Cuando alguien me pregunta al respecto, ni si quiera se cómo definirlo: ¿Es mi móvil? No uso otra cosa como tal… ¿Es una PDA?

Cosmo Communicator

Este “aparato” ha llegado a mis manos por su capacidad de Multi-Boot y por el soporte oficial de GNU/Linux por la compañía. Actualmente cuento con una partición de Android rooteado y Debian con KDE. Antes de llamarme hipócrita, hay que tener en cuenta que actualmente la funcionalidad móvil solo corre en Android y se espera solucionar en próximas actualizaciones. En el momento en el que pueda encerrarme en Debian, lo haré.

Con el Cosmo he aprendido que no sólo tiene la marca el poder de decidir si el dispositivo va a correr un GNU/Linux. Los fabricantes no lo dejan nada fácil. Cruzo los dedos para que la pequeña empresa de Planet Computers no se vea sobrepasada por los retos que se les está imponiendo.

Conclusión

Como podéis ver, el mundo de los dispotivos móviles libres está más crudo que el de los ordenadores personales, con presión incidiendo de todas partes. Aun así, unos pocos valientes se lanzan a afirmar que sí existe el GNU/Linux de bolsillo, y ponen su esfuerzo para que podamos acercarnos a lo que parece una utopía. Puede que en un futuro podamos hablar de más casos, como el del Pinephone.

Categorías: Historia